Hablar no es lo mismo que comunicarse

Caso 1: Un cura aficionado a la ornitología tenía doce pájaros.

Todos los días los soltaba para que volaran y éstos siempre regresaban a sus jaulas.

Pero un día sólo regresaron once, así que el sacerdote, decidido, en la misa del domingo preguntó :

  • ¿Quién tiene un pájaro?
    Todos los hombres se levantaron.
  • No, no me expliqué bien. ¿Quién ha visto un pájaro?
    Todas las mujeres se levantaron.
  • ¡No, no! Lo que quiero decir es : ¿quién ha visto mi pájaro?
    Todas las monjas se levantaron.

Conclusión: Aprenda a preguntar correctamente.


Caso 2: Una dama entra a una farmacia y le pide al farmacéutico

  • Por favor, quisiera comprar arsénico.

    Dado que el arsénico es muy tóxico y letal el farmacéutico quiso saber más datos antes de proporcionarle la sustancia.

  • ¿Y para qué querría la señora comprar arsénico?
  • Para matar a mi marido.
  • ¡Ah, caramba! Lamentablemente para ese fin no puedo vendérselo.

    La mujer sin decir palabra abre la cartera y saca una fotografía del marido haciendo el amor con la mujer del farmacéutico.
  • ¡Mil disculpas!, dice el farmacéutico -no sabía que usted tenía receta.

Conclusión: Nunca pregunte algo por lo que tendrá que disculparse.


Caso 3: Un conocido lord inglés reunía a sus amistades a tomar el té a la hora señalada todos los martes de cada semana en su palacio de Bloodshire.

Cierto martes, el puntualísimo caballero no apareció y los invitados estaban intrigados. En cierto momento aparece el mayordomo y les dice a los presentes, con típico "british accent" :

  • Señores, Milord les pide disculpas por la demora y les anuncia que después de mucho tiempo, se ha reencontrado con su vieja y querida amiga Lulú, de París.
  • Dice que si puede, dentro de dos horas estará con ustedes, y si no puede, dentro de diez minutos. Muchas gracias.

Cuando tenga que dar una excusa, que sea con elegancia.


Caso 4: Un ventrílocuo en su show está contando un ch
iste de gallegos, cuando un gallego presente se levanta muy ofendido y dice :

  • "Nosotros los gallegos no somos tan tontos. Exijo una disculpa!"

    El ventrílocuo le dice que no se moleste, que sólo es un chiste, a lo que el gallego contesta :
  • "Usted no se meta, que yo estoy hablando con el niño que esta sentado en sus rodillas"

Conclusión: diríjase siempre al quien tiene la voz cantante.



Caso 5: Un Gerente está con un paquete de hojas frente a la trituradora de papeles.

Se le ve desconcertado, mira por un lado, mira por el otro. En eso pasa un empleado y muy amablemente le dice:

  • ¿Le ayudo?

    El Gerente, agradecido, contesta:
  • Muy amable, parece ser que me quedó grande la tecnología.

    El empleado, muy diligente, toma el paquete de papeles, los coloca en una ranura, y se oye el sonido de los papeles cuando se hacen trizas. El empleado le dice al Gerente:
  • ¿Ve que fácil?

    y el Gerente pregunta:
  • ¿Y por dónde salen las copias?

Conclusión final: Pregunte primero antes de entrometerse. Uno siempre quiere adivinar lo que el jefe espera. No seas adivino es un mal método.