¡Estrés laboral!

¡Estrés laboral!,... por qué casi siempre hay un ordenador implicado.

Comentarios