El Vaticano podría cerrar un convento a causa de las peleas entre las monjas

Roma. (EFE).- El Vaticano tiene que decidir si cierra el convento de Santa Clara en Bisceglie, en la provincia sureña de Bari, después de que las tres últimas monjas clarisas tuvieran violentas peleas entre ellas.

La prensa local se ha hecho eco en estos días de la petición de la diócesis de Bisceglie de cerrar el monasterio después de que las continuas peleas entre las ancianas monjas le obligara a separarlas. Dos de ellas, Sor Annamaria y Sor Gianbattista, fueron destinadas al convento de Altamura (Bari), mientras que en Biceglie se ha atrincherado la madre abadesa Liliana Martina, que vive allí desde hace 45 años, y que ha hecho saber que no se moverá del monasterio hasta que "el Señor le llame a su lado".

La que tenía que ser una vida apacible para las ancianas clarisas, que viven en máxima pobreza, austeridad y estricta clausura, se ha convertido, al parecer, en una verdadera pesadilla. Los medios de comunicación nacionales hablan de "tensiones, peleas y agresiones" e, incluso, en el pueblo se cuenta que la madre superiora tuvo que ser atendida por las heridas que le causaron sus compañeras.

Los motivos de las peleas no se conocen pero la difícil convivencia entre las monjas obligó al canciller arzobispal, Giuseppe Asciano, a pedir la intervención del Vaticano.

El representante del arzobispado explicó en una carta que en el último periodo "la vida comunitaria se había hecho muy difícil" sobre todo tras la muerte de las otras dos religiosas que vivían en el convento. A esto se unió "la complicada convivencia entre las monjas que quedaron", agrega la misiva.


"Ante las problemáticas surgidas se ha decidido pedir a la Santa Sede, a través de la Congregación para los Institutos de vida Consagrada, que aclare la situación del monasterio, visto que no se puede garantizar un tranquilo desarrollo de la actividad monástica", se lee en la nota.

Asciano añade que además se habían producido "repetidos actos de insubordinación por parte de la abadesa", que había sido invitada a abandonar el monasterio.

Por el momento, el Vaticano ha nombrado al sacerdote Filippo Salvo que se ocupe de la gestión del monasterio, que fue construido en 1519 y desde 1963 es un convento de clausura.

El Vaticano tendrá que decidir ahora si cierra definitivamente el convento o traslada a nuevas religiosas al monasterio para formar una nueva comunidad.

Fuente: lavanguardia.es, zappinternet

Comentario: Más humanas y menos divinas. Os hemos dejado también un vídeo de Faemino y Cansado para animar más la historia, de lo que pensamos que podría ser una pelea tan divina. Seguro que la realidad es mucho peor.

Tags QEV: monjas, pelea, vídeo

Comentarios

Lucía ha dicho que…
Bueno, es que no dejan de ser humanas las pobres ...

Pero sí que da que pensar, que no puedan solucionar sus diferencias de forma racional.